AZÚCAR

HIDRATOS DE CARBONO SIMPLES
Características:
Los glúcidos, carbohidratos, hidratos de carbono, sacáridos o azucares, son moléculas orgánicas compuestas por carbono, hidrógeno y oxígeno. Son solubles en agua y se clasifican de acuerdo a la cantidad de carbonos, o por el grupo funcional que tienen adherido.
Representan la forma biológica primaria de almacenamiento y consumo de energía.
Los glúcidos desempeñan diversas funciones, siendo la de reserva energética y formación de estructuras, las dos más importantes. Así, la glucosa aporta energía inmediata al organismo, y es la responsable de mantener la actividad de los músculos, la temperatura corporal, la tensión arterial, el correcto funcionamiento de los intestinos y la actividad de las neuronas.
Se recomienda que que el 55-60% de la energía diaria que necesita el organismo humano provenga de los carbohidratos, ya sea obtenidos de alimentos ricos en almidón o de las reservas del cuerpo (glucógeno).
Cuando se habla de necesidad de azúcar en el torrente sanguíneo, se refiere a la necesidad de glucosa sanguínea (glucemia). La glucosa es un azúcar que se encuentra naturalmente con otros azúcares en frutas y verduras. Es una sustancia clave en el metabolismo de plantas y animales. Muchos de los alimentos principales se convierten en glucosa en nuestro cuerpo. La glucosa está siempre presente en nuestra sangre y de ella se alimentan las células del organismo.
El azúcar de las frutas se llama fructuosa, el de la malta se denomina maltosa, el azúcar de la leche se llama lactosa, y el azúcar refinada de caña o de remolacha, se llama sacarosa (azúcar de mesa).
La dependencia de sacarosa es algo nuevo en la historia del ser humano. Cuando se dice que “el azúcar” es importante como componente esencial del cuerpo humano, se está hablando de la glucosa (azúcar en sangre) que nuestro propio cuerpo fabrica, y no del azúcar refinado y blanqueado que compramos en el mercado.
El consumo de azúcar blanco, ya sea en forma directa o bien a través de platos elaborados con éste (repostería, caramelos, helados, galletas, tortas, facturas, mermeladas, chocolate, gaseosas y un grandísimo etcétera), afectan la salud psico-física de los seres humanos. Este desequilibrio psico-físico (mente-cuerpo) se debe principalmente a picos de hiperglucemia (exceso de azúcar en sangre) seguidos por hipoglucemias (falta de glucosa en sangre) marcadas.
Se desaconseja (especialmente en niños) el consumo de glúcidos tipo azúcar blanco, por todo lo que se explicará a continuación:
  1. La sacarosa (azúcar blanco común) cuando es consumida, pasa a los intestinos donde se convierte en glucosa predigerida. Luego es absorbida por la sangre donde el nivel de glucosa aumenta drásticamente (hiperglucemia). Antes de esta entrada brusca, el nivel de glucosa en sangre mantenía un delicado equilibrio con el oxígeno y con otras moléculas. Pero con la sacarosa, se destruye este equilibrio y el cuerpo entra en crisis. El cerebro es el primero en registrarlo, mostrando un estado de  hiperactividad. Ante esta crisis, diferentes tipos de hormonas son secretadas para intentar equilibrar la situación. La insulina de los islotes del páncreas actúa específicamente bajando el nivel de glucosa de la sangre. Y las hormonas como la adrenalina y el glucagón elevan el nivel de glucosa, balanceando y complementando el efecto de la insulina. Con el consumo de sacarosa, todo esto ocurre a un ritmo de emergencia con resultados predecibles, demasiado rápido se va demasiado lejos. Entonces, como resultado de la secreción de insulina desciende el nivel de glucosa de la sangre (hipoglucemia) y aparece una segunda crisis. Así deben producirse más adrenalina para regular elevando nuevamente el nivel de glucosa de la sangre.
  2. Estos saltos de hiperglucemia a hipoglucemia, y nuevamente otra hiperglucemia para contrarrestar los síntomas de la hipoglucemia anterior, reflejan la forma como nos sentimos cuando abusamos de la sacarosa. Mientras la glucosa es absorbida por el cerebro, nos sentimos animados (excitados). Sin embargo, a este impulso energético le sigue una depresión cuando la glucosa comienza a bajar, pudiendo presentar cualquiera de los síntomas de un cuadro de hipoglucemia (hambre excesiva, cansancio injustificado, nerviosismo, hiperactividad, confusión, cefalea, pérdida de memoria, desorientación, sudoración fría, visión borrosa y hasta temblores). Hasta que se eleva de nuevo el nivel de glucosa, muchas veces nos sentimos inquietos y cansados, necesitando hacer un esfuerzo para movernos o incluso para pensar. Y si continuamos comiendo azúcar, una nueva crisis empieza antes de terminar la anterior, empeorando el cuadro.
  3. El resultado final, tras varios años así, son glándulas adrenales y pancreáticas enfermas. La producción de hormonas en general baja, y las cantidades ya no se amoldan a las necesidades corporales. Esta alteración funcional se refleja en un desequilibrio de todo el sistema endócrino. Y si no se toman las medidas dietéticas adecuadas, es factible que el cerebro pueda encontrar serias dificultades para distinguir lo real de lo irreal. Cuando el estrés se suma a todo este proceso, nos enfermamos, porque no tenemos ya un sistema endócrino sano para enfrentar cualquier situación de emergencia. Día a día nos encontramos con una falta de eficacia, siempre cansados y sentimos que el tiempo no nos rinde, ya que no logramos hacer casi nada bien.
  4. Las células cerebrales dependen totalmente de la glucosa que hay en la sangre para poder alimentarse, y esto las convierte en las más susceptibles de sufrir daños por descensos bruscos de glucemia.
Aunque nos cueste aceptarlo, el azúcar blanco es una de las sustancias más adictivas que existe en el mercado. Una sustancia que consumen en exceso la mayoría de los niños y adultos. Tal vez esto se deba a que el sabor dulce es el primero que entra en contacto con el ser humano. La leche materna tiene sabor dulce, a la mamadera con leche también se le agrega azúcar y la leche de vaca es dulce. Cuando el bebé llora se lo pone al pecho de la madre o a la mamadera. De manera que a lo largo de la vida, el sabor dulce se asocia con la posibilidad de serenar, dar contención y tranquilidad. Por eso, a través de nuestro crecimiento y desarrollo seguimos buscando ese sabor dulce, queriendo encontrar por medio de él, afecto y contención. El consumir alimentos dulces genera en el momento sensación de tranquilidad, ya que la adrenalina disminuye. No obstante, como vimos anteriormente, luego la adrenalina se potencia y se sigue buscando más azúcar para contrarrestarla, entrando en un interminable círculo vicioso. A la mayoría de las personas les resulta más fácil desapegarse de las carnes, los lácteos o el alcohol, que del azúcar. Pareciera ser que los dulces son una de las cosas más gratificantes para el ser humano, uno de los máximos placeres. Y más aún cuando se combinan con grasas como en el caso del chocolate.
El consumo de azúcar aumenta cada año, esto es paralelo al crecimiento de la ansiedad y el estrés.
Es sumamente importante conscientizar esta información para evitar que nuestros hijos se hagan adictos a la sacarosa (azúcar blanco), presente en la mayoría de los productos dulces que nos ofrece el mercado.
Fuentes saludables de hidratos de carbono simples:
  • Miel pura.
  • Estevia.
  • Azúcar integral o melaza (en poca cantidad).
Fuentes NO recomendadas de hidratos de carbono simples:
  • Azúcar blanco (industrializado) y los productos que lo contengan.
Lo que comemos puede actuar como nuestro remedio, o nuestro veneno.
Esto dependerá del uso (o abuso) que hagamos de cada sustancia, y de la fuente de donde provenga.
Porque tu alimento puede ser tu medicina…
Salud para todos los seres!
Dr. Esteban Andrejuk

Licencia de Creative Commons
Nutricionales Medicinales by Dr. Esteban Andrejuk is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en https://nutricionalesmedicinales.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://nutricionalesmedicinales.wordpress.com/dr-esteban-andrejuk/.

AVISO IMPORTANTE

“El material que aquí se presenta es exclusivamente de carácter informativo y no tiene la intención de diagnosticar ni tratar ninguna enfermedad. El autor no se responsabiliza por el uso indebido de la información que se brinda en este sitio. En caso de duda recomendamos dirigirse directamente al autor o a otro facultativo de confianza con experiencia en el área de salud y nutrición.”

 

Anuncios

4 thoughts on “AZÚCAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s